/

24 diciembre 2013

Queridos Reyes Magos


Queridos Reyes Magos :

Se que normalmente escriben las cartas los niños y se piden por y para los niños. Este año me voy a permitir el capricho de escribir la carta para mi. Por si no os acordais ya que hace mucho tiempo que yo no os escribo soy María, hija, esposa y madre de seis hijos. Se que seguro vais a pasar por casa, nunca falláis y por eso aunque sea un poco tarde os escribo.

Dado que estamos en crisis y que solo el mero hecho de entrar por la puerta de casa con todos los que somos supone ya un dinerillo, quiero pediros cosas que solo vosotros con vuestra magia podéis encontrar.

Quiero que me traigas mucha alegría, tened en cuenta que me tiene que durar todo el año. No se la cantidad exacta, pero más vale que sobre a que falte, ya sabéis que no caduca. Suelo guardarla y la voy sacando día a día. La necesita todo el mundo, yo me encargo de dársela a mis hijos y ellos a su vez la reparten a sus amigos y profesores. A veces ellos se quedan sin alegría, sobre todo cuando están en el colegio y todo no funciona como debería. Por eso no se calcular la cantidad exacta, pues depende de tantas cosas: el profesor; los compañeros de clase; el curso escolar; las notas; los deberes ... ah! y las hormonas en caso de ser adolescentes.

Me gustaría otra dosis extra de autoestima, no es para mi. Otra vez es para guardarla y repartirla según vea que la necesitan mis hijos. Ya sabes que eso de ser disléxico es una tontería, pero como no siempre la vida es como debería de ser... pues el sistema hace que sea una auténtica pesadilla en la etapa escolar y que la autoestima se agote en cuestión de minutos.

Sé que lo que te pido pesa mucho, soy consciente que somos muchos en casa pero como solo venís una vez al año no puedo dejar pasar esta oportunidad. Me encantaría otra caja con paciencia, la del año pasado creí que estaba vacía, pero no veo que me queda un poco pero con eso de las vacaciones y todos en casa, seguro que la liquido. Ya se que yo debería de dosificarla mejor, pero no sabes lo que me cuesta con tantos deberes, tantos niños examinándose, tantos despistes y olvidos ... tantos fallos tontos pero constantes. El tener que seguirles todos los días para volver a explicar todo lo que supuestamente han explicado en el colegio pero que no se han enterado bien. El pintar los mapas mentales y hacerlos amenos. El explicar la prehistoria por quinta vez y hacerla apasionante. Seguir preguntando las tablas de multiplicar y poner buena cara cuando llegamos a la del siete y no hay manera de sacarla. Poner cara de total naturalidad cuando ves por quinta vez un cero en el dictado. Ser toda tranquilidad y remanso de paz cuando llega el temido boletín de notas, por supuesto lleno de notas nada apetecibles y pensando en las recuperaciones. Correr por todo el supermercado con tu carrito de la compra para llegar a tiempo a recoger en el logopeda a tu hija, y de paso acordarte de ir al tinte y de pasar por la papelería para comprar el boli que no queda o la regla que no encontramos.

Ah! que no se me olvide necesito fuerza y mucha energía. Los días son intensos y las semanas agotadoras. Las llevo bien pero necesito estar bien fuerte para no ponerme mala, tristona o de muy mal humor. Sobre todo esto último, suelo tener predisposición para ello.

Amor, cariño, salud y paz para todos. Incluidos los profesores de mis hijos, el colegio, el logopeda, el amig@ que nos hace la vida difícil en clase, y todos los que nos ayudan en nuestro día a día que hacen que el curso escolar sea posible de superarlo.

Este año quiero darte las gracias por la dosis extra de imaginación que me dejasteis para el 2.013. No os podéis ni imaginar lo que me ha cundido, abrí un blog y soy feliz escribiendo .Me encanta los amig@s que he conocido, las experiencias compartidas y lo mucho que disfruto. La imaginación del blog, me llevo a ser parte de un equipo maravilloso de la Asociación de Madrid con la Dislexia. Allí conocí a más gente con mucha más imaginación que yo, y que fueron unas enchufadas vuestras el año pasado, pues tienen dosis extra de coraje en como afrontar la vida. Estamos gracias a vuestros regalos del año pasado haciendo muchas cosas que esperamos que ayuden a muchos niños como los míos con su dislexia. ¡Gracias por todo!

Además si me dejas empatía si te sobra, y un poco de diálogo te lo agradecería, son cosas que siempre uso y que a veces me faltan.

Bueno! Perdonad por el abuso de confianza, pero ya sabéis que a los buenos amigos se les puede pedir.... y vosotros sois mis amigos del alma, de mi infancia y de toda una vida. No sabéis lo felices que somos en mi casa todos los seis de enero. Son una maravilla, agotadores pero maravillosos.

Un abrazo enorme de una madre como tantas otras...

María
[tags] dislexia, disléxico, madre, navidad[/tags]