/

23 enero 2014

Carta a Wert

Querido "mi ministro":

Ante todo pedirte disculpas por mi atrevimiento a tutearte y a tratarte de forma tan coloquial, pero es que eres “ mi ministro”. Si te cuento que soy madre de seis hijos con dislexia y Presidenta de la Asociación de Madrid con la Dislexia,  entenderás un poco más la importancia que supones para mi.

Te voy a poner unos ejemplos para que veas el grado de importancia. En mi casa a las nueve cuando empiezan las noticias significa el “toque de queda”, empiezo rutina de recogida, todo el mundo a la cama, se acabo el día. Ahora, si según veo los titulares veo, que sales tú “ mi ministro”. Todo se paraliza, mis horarios cambian y me apodero del mando a distancia. Pongo tono firme, todos se callan y subo el volumen. Para mi es esencial todo aquello que dices o haces como ministro. En tus manos está lo más preciado de mi vida: mis hijos. Yo, todas las mañanas  los deposito en el colegio y los recojo a las cinco, por lo que la mitad del día se encuentran “ bajo tu reino”, bajo tus normas, bajo tus condiciones y a tu amparo. Si decides que cambias la ley a mi me afecta, de ello depende lo que vayan a aprender mis hijos en su día a día. Si decides que pones revalidas me afecta hasta en mi agenda. Si das o quitas becas me afecta en mi economía, pero sobre todo lo que más me afecta es las Dificultades de Aprendizaje Específica, la dislexia, como las regulas, como las tratas y que importancia les das. Si encima soy Presidenta de la Asociación de Madrid con la Dislexia, ¡imagínate!, podría decir que eres “ mi ministro” por partida doble. Tan importante eres que hasta mis hijos cuando te ven en la tele te identifican, quitando al presidente del gobierno eres el único que identifican de todo el ejecutivo. ¡Fíjate que importante eres!


Por eso te escribo, no se si lo leerás, no sé el alcance que tendrá mi carta. Quiero decirte muchas cosas… como que lo de la detección precoz que dijiste el otro día en la Televisión en el programa de Ana Pastor no está desarrollada, no hay ninguna norma que lo haga. No hay protocolos de dislexia a nivel nacional. Me da la sensación que somos invisibles. Llego incluso a sentir una especie de “ acoso institucional”, nadie nos mira, nadie nos quiere dar la logopedia, no nos ubican en ningún tipo de alumnado, no somos discapacitados, no somos de Necesidades Especiales de Educación (NEE). Pero somos parte del sistema educativo, somos ciudadanos y merecedores de tu atención.

Necesitamos un decreto, que nos establezca un marco normativo a nivel nacional para las adecuaciones de estos alumnos para realizar las Pruebas de Acceso a la Universidad, para que se presenten todos en igualdad de oportunidades. “ Mi ministro” eso depende de ti, no necesitas más autoridad que la tuya.

Quiero que el principio de diversidad que rige tu Ley Orgánica de Mejora de la Educación (LOMCE) sea real. Para que no me sienta desamparada, para que me crea todo lo que dices por la tele, para que vea que la detección precoz va a ser real. Para que de verdad me crea que el artículo 20 de la Ley Orgánica de Mejora de la Educación (LOMCE), en la parte que dice “ La evaluación de los procesos de aprendizaje del alumnado será continua y global y tendrá en cuenta su progreso en el conjunto de las áreas. Se establecerán las medidas más adecuadas para que las condiciones de realización de las evaluaciones se adapten a las necesidades del alumnado con necesidades educativas especiales.” Sea cierto y haga un buen desarrollo. Que la parte del artículo 20 que habla de “Se prestará especial atención durante la etapa a la atención personalizada de los alumnos y alumnas, la realización de diagnósticos precoces y el establecimiento de mecanismos de refuerzo para lograr el éxito escolar”. Te repito que quiero que sea cierto y lo desarrolles, que no se quede en algo abstracto y bonito de decir, que por favor me des argumentos, es decir desarrollo normativo, para creérmelo. Para poder ir al colegio y pedirlo. Para poder denunciarlo ante la Inspección si no lo cumplen. Para poder saber que mis hijos están en buenas manos.

Te sigo diciendo que los artículo71 y 72 de tu Ley Orgánica de Mejora  Educativa (LOMCE) que hablan de mis hijos que tienen dislexia , cuando hablas de Alumnado con necesidad específica de apoyo educativo se queda en palabras bonitas, mucha empatía y buenas intenciones. Todo tan ambiguo y abstracto. Necesitamos más. Necesitamos un buen desarrollo normativo. Necesitamos que se haga a nivel nacional. Todos por igual. Todos con la misma calidad, las misma atención y las mismas oportunidades. Que de verdad que somos todos iguales ante la ley, con o sin dislexia.

Por último “ mi ministro”, con todo mi cariño, pero me gustaría que mediante una pócima tuvieses que tener dislexia y estar durante un día dentro de un colegio, en clase, ah! Y con algún que otro examen. ¡A poder ser con sintaxis! Entonces quizás entenderías todo lo que te cuento. Entenderías que eres “ mi ministro”, mi esperanza y la única persona que puede hacer que la vida de mis hijos pase a ser normal. Eres quien me puede legislar, quien me puede ayudar.

Te agradezco tu tiempo y tu empeño por mejorar la calidad de la enseñanza. Pero si te olvidas de mis hijos y de los demás alumnos que tienen dislexia, te olvidas del 10% de tus  alumnos. Tu fracaso escolar aumentará… y tu Ley no funcionará.

Un abrazo

María Sanz-Pastor

Presidenta de la Asociación Madrid con la Dislexia



[tags] dislexia, disléxico, madre,  dificultades específicas de aprendizaje, LOMCE, detección precoz[/tags]