/

21 septiembre 2013

Lo que mi hijo tiene que tener claro.








     Al igual que el otro día hacía una reflexión de lo que quizás debería saber el profesor de mi hijo; creo que como todo en esta vida hay otra cara de la moneda, en este caso lo que mi hijo debe de tener claro. Creo que en estos días de inicio de curso, de jaleo tremendo, de forrar libros, de comprar material, de intentar tener una rutina inalcanzable, con tantas reuniones de clases, de tutorías, de logopedas, de cuadrar agendas y un largo etc. Cuando quiero tener una rutina estoy casi a finales de septiembre, el mes ha pasado volando y vamos de cabeza a los primeros exámenes. Pero entre todo ese jaleo que todo inicio de curso conlleva quiero sentarme esta noche con mis hijos y dejarles claro unos puntos o ideas para afrontar su curso.

No os creáis que yo soy tan genuina o creativa para poder pensar en todos estos puntos. La idea la copié de una nadadora  Diana Nyad que hace poco fue capaz de nadar desde Cuba a Florida batiendo records, sobre todo por su edad y sus ganas de luchar.  De la entrevista que leí, junto con otros artículos sobre dislexia me he hecho esta lista que quiero compartir por si os es útil.


La primera idea es que nunca hay que rendirse. La vida como la dislexia es algo que siempre les va a acompañar. Hay que saber vivir con ella y como no la podemos dejar a mitad de camino, como hacemos con unos zapatos viejos o que no nos gustan, debemos de aprender y aceptar a ser así : disléxicos. Ello supone una lucha y un afrontar muchos problemas que no todos los niños tienen, pero al igual que la nadadora no se pueden rendir. Ni ellos como disléxicos, ni nosotros como padres. No olvidaros que somos sus entrenadores, siempre ahí  presentes, siempre marcando disciplina, cariño, apoyo y mucho amor. Ellos no pueden tirar la toalla son futuros campeones.

Nunca olvidar que por muy cuesta arriba que sea el camino, nunca deben de dejar de soñar. Nunca el reto que se marquen debe de ser visto como inalcanzable, debe de ser visto como algo muy costoso de alcanzar, que requiere mucho trabajo pero que se puede lograr. Quizás haya que intentarlo en varias ocasiones, quizás no se consiga a la primera, ni a la segunda.... pero se puede lograr. 

Que no se crean que aunque a veces se sientan solos, que son los únicos pasando por los mismos problemas, que son los únicos en el aula y que nadie les comprende. No es cierto son muchos niños en su misma situación, no están solos y detrás de ellos hay todo un equipo. Estamos sus padres, pero también sus hermanos, sus amigos y el logopeda. Si encima tiene suerte estará su profesor y mucha más gente, toda la que haga falta para no sentirse solos. Somos un equipo que le seguimos contra viento y marea, y lo vamos a lograr.

Que sean fuertes, deben de estar preparados para los golpes bajos, para los suspensos inmerecidos, para los dictados con ceros, para el examen que se lo sabía pero que contestó fatal o incluso dejó en blanco, para que le hagan leer en alto aun sabiendo el profesor que se le va la misma vida en ello.... para cuando todos se van al salir del colegio a sus casas, el sigue entrenando y va al logopeda. Cuando es invierno, llevas tres o cuatro meses luchando, el curso parece que cuelga de un hilo y son las diez de la noche y tu madre te sigue machacando con la lección, se enfada, pierde los nervios e incluso grita... debe seguir siendo un luchador. El triunfo terminará por llegar, no sabemos cuando pero llegará.

No tener miedo al fracaso, no tener miedo a ese suspenso o a no ser de los mejores, aunque hayas sido el que más hayas trabajado. ¡Encima se creerán que no has hecho gran cosa!

Pedir ayuda. Es esencial, decir que son disléxicos, que tengo tal o cual problema. Que no entiendo, que me ayuden por favor. Pide ayuda y tranquilo que al salir del colegio si ves que sigues necesitando ayuda, aquí estamos todo el equipo preparados para prestártela. Seguro que entre todos encontramos una solución para entender lo que no había forma de comprender y para reponer, en la medida de lo posible, tu autoestima dañada o perdida en el camino.

Aprovecha las ventajas de las nuevas tecnologías, no te cierres a la idea de que no hay solución. Hay infinidad de formas de aprender, solo tenemos que encontrar la que mejor se adecue a ti.

Estate en forma. No solo física, también mental. Ese ánimo bien arriba y muchas ganas de trabajar y luchar. Sin tu ánimo no podemos hacer nada... todo depende de tu ánimo y ganas de luchar. Tienes que entrenar para conseguirlo, tus terapias, tus estrategias, tus ilusiones, tus sueños, tu creatividad y sobre todo tu forma de ser tan maravillosa. Cuando no sepas por donde salir, que camino escoger, que hacer, mira dentro de tu corazón . Al mirar verás todos los tesoros que tienes dentro, te quedarás impresionado pues son maravillosos. Entre esos tesoros encontrarás las respuestas necesarias para seguir tu camino, para seguir tu carrera y vivir tu vida.

Ah! una cosa más no te olvides de dar las gracias. Si gracias a todas esas personas que se han ido cruzando en tu vida, que te han ido ayudando, enseñando y haciéndote tal cual eres, un ser excepcional.


[tags] dislexia, disléxico, madre, comienzo curso escolar, tutores, profesores, autoestima  [/tags]