/

11 febrero 2014

Descarta los mitos de la dislexia


En el libro de Ben Foss “Empowerment Plan” hay un capítulo que me ha gustado mucho, en realidad creo que merece la pena leer este libro, ayuda bastante a conocer la dislexia. Creo que cuanto más conozcamos la dislexia mejor conoceremos a nuestros hijos.
Dedica un capítulo entero a descartar los mitos de la dislexia. Hace un listado muy bueno:
Falso el mito que tener alumnos con dislexia en una clase supone bajar el nivel académico y de rendimiento de la clase. Al contrario tener alumnos con dislexia en el aula debería de ser una garantía de que el profesor debería de impartir la clase de una manera que sería mucho más fácil para todos aprender, con una metodología asequible para todos.


Falso el mito que tu hijo puede superarlo o se arregla. No hay nada que arreglar, no hay enfermedad que curar y uno tiene dislexia de por vida. Si bien es cierto que la logopedia junto con las nuevas tecnologías son indispensables para lograr una vida más fácil para estos niños.
Falso mito es que la lectura es la mejor manera de aprender. ¿Eso quiere decir que para entrar en un edificio es mejor entrar por las escaleras que por la rampa de acceso?
Falso mito es que tu hijo no está madurando al mismo ritmo que el resto de sus compañeros. Simplemente te quieren decir que tu hijo madura más lentamente o que es un inmaduro. La dislexia supone que el cerebro de una persona con dislexia está estructurado de una manera distinta a la de una persona sin dislexia. Dislexia no tiene nada que ver con la madurez o inmadurez de la persona.
Falso mito y tremendo error es el de mejor no hablar del tema. Cuanto menos personas lo sepan mejor. Es algo que se debe quedar puertas adentro. Una persona debe de ser capaz de integrar dentro de su vida, como parte de esencial de si mismo la dislexia. Es muy importante que no solo los padres y el niño sepan que tiene dislexia, hay que hacer partícipes al resto de la comunidad. No es nada de lo que haya que avergonzarse.  No hay que esconderlo, compártelo y confía en el potencial de tu hijo.
Falso mito y una verdadera tontería, la dislexia es la consecuencia de una mala educación por parte de los padres. La dislexia es culpa de los padres. La dislexia no es culpa de nadie. Naces así, si quieres le puedes otorgar toda la culpa a los genes pero desde luego no se le puede culpar a ningún padre de la dislexia de un hijo. No te puedes culpar como padre, tu hijo no tiene ningún problema, el problema está en el sistema, en la sociedad que vivimos. La culpa la tienen los que consideran que la lectura visual es el único método o herramienta de enseñanza,  cuando la realidad es que hay muchos más.   
Falso el mito que dice que dislexia es sinónimo de tonto, vago o retrasado. No, dale a un alumno con dislexia las adecuaciones que necesita y verás que es capaz de trabajar y de ser el alumno más brillante de la clase.
Falso el mito que dice que la dislexia es un regalo. No es ningún regalo. La dislexia es un rasgo que una persona tiene.
Falso el mito de que es mejor que no lo sepa tu hijo. Mejor no, es mucho peor. El niño necesita saber que es lo que pasa, el motivo o la causa. El niño debe de saber que ni es tonto, ni es raro. Que hay muchas personas que son como él y  que no pasa nada.
Creo que el listado de mitos sobre la dislexia sería mucho más amplio. Se me ocurren muchos otros que añadir como que son capaces de aprender idiomas, depende como se los enseñes. Pero el listado que hace Ben Foss me parece bastante útil.
[tags] dislexia, mitos, Ben Foss [/tags]